sábado, 16 de octubre de 2010

El mar... mi mar...


Hacía días que no veía el mar de cerca. Solo desde mi ventana, ese semicírculo mojado al que tanto amo. Hoy me he armado de valor y, poco a poco, muy poquito a poco porque aún me duelen las heridas, me he acercado a mi mar. Al ver que estaba tan calmado, nada que ver con el mar bravío de días atrás, me he atrevido a acercarme hasta acariciarlo con los pies. Él ha respondido a mis caricias besándolos una y otra vez con calma, con esa calma que alimenta el alma. Sin embargo, de pronto le ha cogido un arrebato y su lengua se ha colado por debajo de mi falda hasta lamerme los orígenes con pasión. He sentido un dulce cosquilleo por todo el cuerpo, como cuando a los treces años me besaron en la boca por primera vez, pero no he podido corresponder a sus muestras de cariño porque he tenido que volver (iba a decir rauda y veloz pero no es cierto), a casa a lavarme, volver a desinfectarme la herida y cambiarme de ropa. Ahora estoy bien, donde de momento debo estar, limpia, tranquila y mirando a mi amor desde lejos hasta que me recupere y pueda volver a tirarme en sus brazos.
.
.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

ànims que el teu altra gran home barbut el tens ben al costat!!!


Petonets


Cristina Gómez Salmerón.

Nerim dijo...

Recuperate del todo para que pronto, llegue el dia, en el cual puedas, arrojarte a sus brazos, totalmente curadas todas las heridas.

Un beso y un fuerte y calido abrazo con sabor marino.

Julia dijo...

Jajajaja... gràcies Cristina pels teus bons desitjos. Sí, és cert, el tinc al costat i al meu costat, però el pobre s'ha de conformar amb aguantar-me perque de moment, nada de nada...

Un petó molt i molt gros, guapíssima.

Julia dijo...

Muchas gracias Nerim. Espero recuperarme pronto, poder arrojarme a sus brazos y quedar con vosotras para repetir el entrañable encuentro del año pasado.

Un beso y un fuerte abrazo para ti también.

Laube dijo...

Julia, qué te ha pasado?. No sabía que habías tenido un accidente. Estás bien ya?
Un besote

Julia dijo...

Hola Laube, no, no he tenido un accidente, es que hace cinco años me tuvieron que hacer una mastectomía radical (o sea que me tuvieron que quitar un pecho) por culpa de un cáncer de mama. Y ahora, después de varias operaciones y odiseas varias, pues me han acabado de reconstruir ese pecho y, claro, aunque estoy supercontenta por como va todo, de momento tengo todavía que cuidarme para que cicatricen bien las heridas antes de poder meterme en el agua de la playa que me encanta.

Muchas gracias por tu interés y un beso muy grande.

Laube dijo...

Julia, preciosa, no tenía ni idea... Pues me alegra saber que estás bien, aunque es normal que estés molesta.
Mi abuela y mi madre han pasado por lo mismo y mi madre hace unos 8 años pasó por la reconstrucción (le hicieron mastectomía y reconstrucción en la misma intervención).
Por suerte, tanto mi abuela como mi madre están estupendas.
Espero, de corazón, que te recuperes completamente... vamos, estoy segura de que será así.
Un besote, mucho ánimo y coraje.

antonio dijo...

No sufras, tu fiel amado te estará esperando para abrazarte de nuevo.

Me alegro de que todo baya bien.

Saludos afectuosos!

Julia dijo...

Gracias Laube, me alegro muchísimo de que a tus mujeres queridas les haya ido muy bien, estoy segura de que a mí también me irá.

Un beso muy fuerte

Julia dijo...

Gracias Antonio, seguro que mi fiel amado me estará esperando, como lo veo cada día desde la terraza, lo vigilo para que no se escape, jajajaja.

Un abrazo

María Elena Ponce dijo...

Hola Julia tu comentario en Trazando Caminos y tu perfil me llevaron a tu blogger. He quedado encantada con tu mar.

Un abrazo y gracias por permitirme descubrir a alguien que ama el ambiente y la igualdad.

Un abrazo

María Elena Ponce

Datos personales

Mi foto
Soy buena gente. Admiro por encima de todo a las personas capaces de ayudar a los demás y después la inteligencia. Detesto a quienes creen estar por encima de otros o de vuelta de todo. Mantengo viva a la niña que fui porque no hay mayor tristeza que olvidarnos de nosotros mismos. Somos lo que somos, producto de lo que fuimos. Nada más, que no es poco.